Nuestro inicios

Origen del Plantel de Vicuñas de Coquena fue el Programa de Experiencia Adaptativa y Difusión de Criaderos de Vicuñas entre Pequeños Productores del Consejo Regional Salta/Jujuy de INTA -Res. Nºs 29 y 56/94 CRSJ/INTA, a partir del plantel de vicuñas del Campo Miraflores que el INTA posee en Abra Pampa, Departamento de Cochinoca-Provincia de Jujuy-Argentina.

Por aquel tiempo la Asociación Civil de Artesanos y Productores San Pedro Nolasco de los Molinos contaba con las instalaciones optimas para instalar un criadero de vicuñas, se trataba de 6 hectáreas cercadas con alambre romboidal, implantadas con alfalfa. Por otra parte motivaba a los socios la caza furtiva de vicuñas en los  cerros de Molinos con los que se ejecutaban artesanías que se comercializaban ilegalmente.

Cuando el Plan se hizo efectivo la Asociación solicitó formalmente las vicuñas que fueron concedidas por Resolución CRS/J INTA Nº 74/94. El primer Grupo 24 vicuñas (10 Hembras, 2 Machos Enteros, 12 Capones) llegó a desde Abra Pampa y tras veinte y ocho horas de viaje  el  23 de noviembre de 1994.

Debido a la capacidad ociosa de las instalaciones existentes, tiempo después se solicitó al Consejo Regional Salta Jujuy de INTA un 2º Grupo de vicuñas, por Resolución CRS/J INTA Nº 37/96 nos entregaron 12 vicuñas más (5 Hembras, 1 Macho Entero, 6 Capones) que ingresaron al Criadero Coquena el 9 de noviembre de 1996.

Actualmente las Vicuñas de Coquena, son propiedad de la Asociación de Artesanos y Productores de Molinos. Luego de un largo proceso se devolvieron los animales entregados a INTA tras dictámen de fecha 30/5/06  del Juez Federal  Nº 1 de Salta dictó sentencia favorable al  Criadero Coquena en los Juicio Exdte 1-324/00 interpuesto por nosotros al CRS/J de INTA, y Exdte 2066/02 interpuesto por la Cooperadora del CEA INTA ABRA PAMPA a nosotros, en la sentencia se acepta la propuesta de devolución de las vicuñas entregadas elevada por nosotros en 1999 de devolución a CEA INTA.

La adaptación de las vicuñas en Coquena fue muy satisfactoria, en febrero de 2005, nacieron allí tres “tekes”, nombre ancestral que designa a las crías de vicuñas, dos machos y una hembra, a partir de la parición se constituyeron dos familias naturalmente, y se separaron en un potrero independiente los machos castrados o capones. Con fecha 25 de mayo, con la presencia de representantes de INTA/Abra Pampa y de Fauna Silvestre de la Provincia se realizó la primera esquila del Criadero y se obtienen 9,250 Kgrs, observándose que el rendimiento de machos castrados era muy inferior al de las hembras y machos enteros que se denominan “Relinchos”, por el grito que estos emiten en ocasiones señaladas, sobre todo ante la presencia de un peligro.



Links de Interés

Coquena, el criadero de vicuñas

El manejo de las vicuñas en la Asociación

De los proyectos encarados por la Asociación fue el de las vicuñas quien más entusiasmo despertó en los socios, los conocimientos sobre la especie con que contaban eran los que el saber transmitido de generación en generaciónn y la observación de las vicuñas en el medio silvestre de Molinos que habían alcanzado aquellos que frecuentaban los puestos de altura de los cerros, sobre todo en el área de Luracatao, Tacuil y Hualfín y zonas vecinas a la Puna Salto / Catamarqueña, hábitat natural de las vicuñas. Antes de encarar su cría en la Asociación se realizaron distintos talleres con el grupo y se tuvo acceso a la bibliografía existente producida por técnicos y especialistas de Perú, Bolivia y Chile.

Al llegar el primer grupo de vicuñas a Coquena, los encargados permanecieron días y meses, observando la conducta de las mismas, estableciendo comparaciones entre los saberes anteriores tradicionales y científicos, con la experiencia practica, con lo que infirieron que gran parte de las hembras entregadas eran animales viejos, lo que resultaba evidente por el estado de la dentición de las mismas sumamente desgastadas, lo que luego se comprobó con la Hembra 56, que parió una cría en febrero de 1995, y murió en junio de ese mismo año, sin dientes ni molares que le permitieran alimentarse satisfactoriamente, aunque su cría Esperanza, sobrevive aún.


El criterio de manejo del plantel de vicuñas de Coquena ha sido desde el inicio  de respeto a las inclinaciones de los animales gregarios por naturaleza. En Coquena se han respetado las familias que normalmente se agrupaban integradas por un Macho Relincho o dominante, y entre 5 y 9 hembras, quienes se ubican en un potrero independiente, junto a las crías nacidas en el año, las que se destetan entre los 8 y 11 meses, ya que si esto no ocurre es el Macho relincho quien las expulsa a través de persecuciones y mordiscos, que en ocasiones han ocasionado daños mortales a las crías. Se trata de una costumbre propia de la especie, ya que las nuevas pariciones se producen exactamente al año de la parición anterior con un promedio de preñez en el Criadero Coquena es de ± 347 días. La permanencia de la cría mayor con la madre, presentaría una competencia entre la cría pequeña y la mayor por la leche, con lo que se vería perjudicada la más indefensa.

En ocasiones en una familia constituida una de las hembras es expulsada por el macho, o a la inversa, el macho es despreciado y hostigado por la hembra, en ese caso se la retira y se ensaya su aceptación en otro grupo que la integre.

Entre enero y abril se dan en el Criadero, también en el medio natural, las pariciones y los apareamientos, entonces los machos apartados denominados “yañacos”, palabra que en aymara significa sin sentido, se excitan sexualmente, se agreden entre ellos y buscan superar cualquier impedimento para pelear a los Machos Relinchos, su harén, habiéndolo logrado en algunas ocasiones, sobre todo con los Relinchos viejos.
Dijimos que las crías antes de enterar un año se apartan de su grupo familiar, es decir, se destetan y permanecen machitos y hembras juntos hasta los 18 meses aproximadamente en un potrero, ello permite descubrir los agrupamientos naturales y la dominancia de unos machos sobre otros, cuando estos grupos se diferencian se separan en potreros independientes integrando familias, o constituyendo una nueva. En tanto los machos derrotados se apartan juntos como “yañacos”.


En el Criadero Coquena se realizan dos capturas o “chacus” anuales, Mayo y Noviembre o diciembre. En captura de Mayo, se realiza el pesaje de todos los animales, medición de largo de fibra, vacunación con Triple (Mancha, Gangrena y Enterotoxemia), y desparasitario interno (Ivermectina), se toman  eventualmente muestras de bosta y sangre para análisis de laboratorio. Los análisis 2001, permitieron detectar en el Criadero un brote de fasciola hepática (saguaypé o unca del hígado), que fue tratada desde ese año, logrando erradicarse en la actualidad. Además se señalan todos los animales con caravanas . En esta ocasión se realiza luego de las tareas el ritual de ofrenda a la Pachamama.

En captura de Noviembre/Diciembre,  con la presencia de inspectores-controladores de Fauna Provincia  y eventualmente Fauna Nación  ( que ha colocado microchips a las vicuñas existentes en aquella época), se realiza el pesaje de todos los animales, medición de largo de fibra, esquila de las vicuñas que posean más de 2,5 cm de largo de mecha, largo que se obtiene en dos años, de modo que anualmente se esquila el 50% del plantel. La fibra esquilada se pesa por tipo y bajo el control de los inspectores que labran el acta que legitima la fibra. Además se realiza la vacunación con los medicamentos señalados y se efectua el destete.


En el Criadero Coquena, las vicuñas se alimentan con alfalfa en fardos (M/S-materia seca), alrededor de 350 grs por animal y por día, lo que tiene un costo aproximado de 85 centavos de dólar por animal y por día, eventualmente realizan pastoreo directo en alfa o avena. Las instalaciones cuentan con agua corriente para bebida de las vicuñas, que beben prudentemente ¼ litro por día, pero no pueden sobrevivir sin agua.

A posteriori se realiza el proceso de hilado y fabricación de prendas con el vellón que representa en Coquena un 88% de la fibra obtenida, el resto es garra o fibra corta que no puede hilarse y se conserva para la ejecución de fieltro, aunque no se cuenta en Coquena con la herramienta necesaria para ejecutarlo, ya que en el país no existe tal herramienta, y el monto de la que se ofrecen en el extranjero es demasiado elevado para las magnitudes de materia prima que se obtiene en Coquena.

El Criadero Coquena dio perdidas a la Asociación en los siete primeros años, a partir de allí logramos cubrir los costos. Del ingreso final bruto por kilo de fibra transformada en artesanías el  70%  representa el costo de mantención del Criadero, un 25% se corresponde a los artesanos del grupo hilanderas y tejedores lo que constituyen para ellos una fuente segura de ingresos, y un 5% , se destina a cubrir los costos de comercialización y mantención de las instalaciones. No son los objetivos de la Asociación obtener ganancias, sino proporcionar fuentes de trabajo estables para los socios.

En el Criadero se ha ejecutado una etiqueta numerada y firmada que certifica  cada pieza, además de la etiqueta oficial establecida por la Secretaría de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable de la Nación, Resolución 406/99  que aprueba el logotipo para etiquetado en lana de vicuña que debe ir adjunto a toda confección realizada con lana esquilada de vicuña argentina, que debería proveer el Estado pero aún no lo hace.

Las artesanías de Coquena Molinos

Poncho SalteñoPonchos y Mantas

Tapiz en telarTapices artesanales

Alfombras en telarAlfombras

Otras artesanías

Cómo comprar nuestras artesanías.

Para adquirir alguno de nuestros productos artesanales puede enviarnos un mail a coquena_molinos@yahoo.com.ar o bien completar nuestro fomulario, aclarando el producto que desea.



Nuestros muestrarios

Muestrario de Ponchos, Fajas, Mantas y Barracanes

Muestrario de Tapices


Muestrario de Alfombras, Caminos y Cubrecamas.